la experiencia en el tiempo es uno de los elementos más importantes para la creación de una obra. El control de tiempo es el que hace que la obra adquiera importancia. El primer grado de la creación consta de dar forma al cuadro mediante pequeños trazos y pinceladas. En el cuadro sobre el que trabajamos, está compuesto por una serie de lineas finas, sutiles que delimitan ciertas superficies. Lo más importante es quizás el dialogo que muestran los diferentes grupos de colores; colores claros, contra los oscuros.