Esta vez, hemos utilizado los colores negro y blanco para crear un lienzo. El procedimiento, se puede dividir principalmente en dos partes. Una primera parte donde debemos trabaje el fondo y unir la parte superior y la inferior del dibujo, mediante una especie de vórtices; y una segunda parte más geométrica  y concreta. En la primera parte trabajamos la distribución del cuadro y la tonalidad del fondo, mientras que en la segunda, trabajamos la transparencia para resaltar las lineas principales del cuadro. Este es el resultado de mi proceso: