Esta semana hemos estado estudiando al artista cubista Braque con su obra El Portugués. Esta obra pese a no poseer un contorno definido de la figura, posee un contenido y un tema difícil de reconocer. Como es propio del cubismo, figura y fondo se unen de tal forma que no se distingue silueta alguna. Para hacer que el cuadre no parezca un fondo, los juegos de luz y los contrastes hacen destacar ciertas formas que  definen el tema de la obra. Interpretando el proceso, hemos creado nuestra propia versión, no muy definida, de la obra. Próximamente recorrido virtual de El Portugués.